Corruptos de derechas Vs honestos de izquierdas

img_4551

La semana pasada la corrupción volvió a hacer tambalear los cimientos de nuestros sistema democrático y a poner en duda nuestra confianza en las instituciones. Una semana negra en la que se demostró que nadie está a salvo. Que esto no es un problema de un partido en concreto sino que es algo sistémico. Y que más vale callar ante el escándalo que sacude al contrario porque al día siguiente puede estallar una bomba más grande en tu propia casa. Pero lo más curioso de todo es la reacción de unos y otros ante este problema. Y como en los casos de corrupción, al parecer, también hay buenos y malos. Gente que merece que le ahorquen en la plaza pública y otros a los que se les pide respeto a su honestidad, y oye, casualmente los primeros siempre son del PP y los segundos de la izquierda.

Resulta inaudito como la ex ministra Carmen -Carma para los amigos- Chacón es capaz de burlarse de Rita Barberá en un tuit, a la que el juez investiga por un presunto blanqueo de mil euros, y en al siguiente comentario proclamar que José Antonio Griñán, al que el fiscal pide 6 años de cárcel por presuntamente embolsarse para los suyos 741 millones, es “riguroso, honesto e íntegro”. Hay que tener la cara de cemento armado. Rita no tiene derecho a su presunción por 1.000 euros pero Griñán sí por 741 millones ¿Y esta señora quería liderar el PSOE con semejante ética? Hay que tener poca vergüenza. Sigue leyendo

Anuncios

La elección directa de alcaldes o el fin del chollo de gobernar perdiendo elecciones

Campaña_Alcaldes_7Campaña_Alcaldes_6

“Secuestro a la democracia”, “fraude a la democracia”, “cacicada”, “golpe de Estado”, “trampa” “estratagema”… la lista de sandeces de la izquierda sobre la propuesta de elección directa de alcaldes es más larga que la de marcas blancas de Mercadona. Una lista, además, que denota la cara dura y desvergüenza de algunos por llamar “cacicada” o “fraude” a algo tan obvio y sencillo como que quien gane claramente una elecciones, gobierne, y no un popurri antinatura de perdedores. Es la desvergüenza de acusar de “cacicada” a los demás mientras ellos nombran alcaldes que no ha votado ni el 10% de los electores. “Fraude a la democracia”, señores, es que un señor que saca el 45% de los votos no sea alcalde y sea alguien sque nombran en pactos para joder al que ha ganado, no ya al siguiente en votos sino a personas a las que no votó ni 1 de cada 10 vecinos.

Sigue leyendo