La #DobleMoral de las ‘mareas’. Privatizar es malo… Siempre que no lo haga la izquierda

https://ladoblemoral.com/2014/01/30/la-doblemoral-de-las-mareas-privatizar-es-malo-siempre-que-no-lo-haga-la-izquierda/

Desde un tiempo hasta esta parte, bueno, seamos sinceros, desde que gobierna el PP, han salido como setas las llamadas ‘mareas’. Un abanico de reivindicaciones que adopta cada una un color… Y una localización geográfica muy determinada. Es decir, las mareas se dan, curiosamente, en comunidades gobernadas por el PP. Ustedes podrán decir que eso es porque en otras comunidades no hay recortes, o reivindicaciones, procesos de privatización, etc. No es cierto. Y la Andalucía del PSOE de Susanita la nueza Zapatera junto a sus socios cubanos y asalta supermercados de la IU andaluza es buen prueba de ellos. O la Asturias de PSOE-IU ( http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/5300631/espana/asturias-gasta-91-8-millones-anuales-en-la-asistencia-sanitaria-concertada ).

Las mareas se acaban de apuntar un tanto al paralizar un juez el proceso de externalización de varios hospitales en Madrid. La izquierda patria está extasiada. Ya anda vendiendo la burra de que cuando gobiernen todo será ‘público, gratuito, de calidad y en valencià (o la lengua autonómica que corresponda)’, aunque luego no digan de dónde sacarán el dinero para mantenerlo ni cómo lo harán eficiente. Hay que cargarse el sistema de conciertos, como ya pregona en la Comunitat Valenciana el #tripartitoruina de PSPV, EU y Compromís, aunque ese sistema de gestión privado, conocido en Valencia como ‘modelo Alzira’, se haya mostrado eficiente, se haya exportado y servido de ejemplo a otras autonomías e incluso países, haya recibido premios y sea de los mejor valorados por los usuarios. Aunque el modelo de Alzira sea, en definitiva, la garantía de una Sanidad pública de calidad y eficiente en el tiempo, que este último apellido, eficiente, se le olvida a la izquierda. Pero a ellos les importa un pito, eliminemos los conciertos y fiesta, que lo privado es malo, muy malo, el coco, ‘privado’ es el demonio capitalista que roba al obrero para comer langosta todas las noches. La fiesta de la demagogia y las mareas está servida siempre y cuando los conciertos los hace un gobierno del PP.
Sigue leyendo

Anuncios