Jóvenes preparados de izquierda Vs vividores enchufados de derechas

Enchufados_2

Uno de los mantras que ha extendido la izquierda patria, hasta el punto de que muchos medios de comunicación lo han asumido como verdad fehaciente, es que si un gobierno del PP, de la administración que sea, contrata a alguien como personal de confianza, esa persona es automáticamente un enchufado, un vividor, un sinvergüenza, alguien que merece el escarnio público y que cuestionen su formación y su capacidad. Da igual que tengas tres carreras o cuatro másters en Harvard. Serás un “enchufado”. Y no se te ocurra opositar si eres de derechas. Verás tu nombre en todos los tuits y digitales de la izquierda  porque seguro que te han amañado la plaza. No importa que tengas la nota más alta, que lleves horas de estudio a tus espaldas o que antes de opositar ya hubieras obtenido excelentes resultados en otros ámbitos. Tu eres un colocado. Punto.

Sin embargo, resulta muy curioso ver la reacción de esa misma izquierda cuando alcanza el poder y le toca a ella, como es normal, nombrar directores, asesores y personal de confianza. Los “enchufados” pasan a ser entonces “personas muy preparadas”. Aunque descaradamente nombren para estos cargos a personas con lazos familiares como la novia de Ribó, el ex de Oltra o la familia Mollà al completo. Nimiedades. Ellos están todos preparadísimos, son el gobierno del pueblo, gente honrada y muy trabajadora aunque su único mérito sea tener el carnet de militante.

Sigue leyendo

¡Qué se mueran los viejos! ¡Qué no quede ninguno!

IMG_9945

“Que se mueran los feos, que no quede ninguno, pues no quitan las chicas, porque tienen muchas vista, porque tienen un arte especial para las conquistas”, cantaba Loquillo allá por los 80. El vocalista de los Trogloditas, que aún sigue en forma porque los viejos roqueros nunca mueren, debería haber sido la estrella invitada de la fiesta reconvertida en funeral de Podemos el 26J. Eso sí, con una pequeña actualización de su mítica canción: “que se mueran los viejos, que no quede ninguno, pues nos quitan los votos, porque los viejos peperos tienen mucha vista, porque tienen un arte especial para las conquistas”. Ya tendríamos hit del verano actualizado para las verbenas de las ‘ciudades del cambio’ para poner algo distendido entre las canciones de Pablo Hasel, la Gossa Sorda y ese monstruo de la canción melódica que entona el ‘Valencia eres una puta’.

 

Porque los viejos son los culpables de haber matado la ilusión y el cambio en España. De haber apagado los corazoncitos y la “sonrisa de un país” que nos traía la socialdemocracia nórdica del dúo Pablo-Alberto. Si por nórdico entendemos, claro está, Venezuela, Cuba o Grecia y por socialdemocracia aceptamos chavismo-comunismo como animal de compañía. No hay más explicación al resultado electoral. Ni siquiera el tan manido “heteropatriarcado” de Alberto Garzón. La culpa de que no tengamos el cielo en la tierra que traía Podemos es de una conjura de viejos egoístas gagás y engañados, junto a algún que otro millonario y sádico que le gusta que le roben, que fueron todos al unísono a votar para hundir el futuro de las generaciones futuras. Nunca un análisis electoral fue tan simple. Y por eso merecen ser exterminados. ¡A ver cuando se mueren esos viejos que bloquean la llegada triunfal de Pablo y sus huestes a la Moncloa! Sigue leyendo