Adolfo Suárez o cómo toda sociedad necesita héroes

https://ladoblemoral.com/2014/04/01/adolfo-suarez-o-como-toda-sociedad-necesita-heroes/

El día que el hijo de Adolfo Suárez anunciaba su “desenlace inminente”, que se produciría 48 horas después, escuché una conversación entre varias personas sobre la figura del ex presidente, en la que algunas de ellas apuntaban que, si bien es cierto su importante contribución a la democracia, su figura estaba sobrevalorada. Probablemente lo esté, no lo niego, entre otras cosas porque la Transición no fue cosa de un mano a mano entre Suárez y el Rey, sino de muchas personas y voluntades, algunas no reconocidas lo suficiente, aunque Suárez fuera un engranaje indispensable.

 

Pero ¿Sabéis qué? Me da igual que su figura esté sobredimensionada. Es más, hasta lo veo positivo. Me parece bien que en torno a Suárez se construya una imagen de mito. Un mito que, por cierto, tiene tela que haya tenido que fallecer, o comenzar su declive por culpa del alzhéimer, para que algunos se deshagan en elogios y homenajes cuando en vida y total lucidez le dedicaron reproches. No deja de ser una actitud muy humana, no darse cuenta de lo que se tiene hasta que se ha perdido.

Sigue leyendo

Le Pen votaría a IU. Y Franco también

https://ladoblemoral.com/2014/01/15/le-pen-votaria-a-iu-y-franco-tambien/

¿Qué partido político creen que utiliza la imagen anterior en su propaganda? Seguro que han pensado en Izquierda Unida, ERC (bueno, éste no porque el español les da alergia) o algún grupo de estos de la izquierda más demagoga. Pues no señores, se equivocan. Se trata de la imagen de portada de la web de la Falange Española de las JONS. Es más, si ahora les digo que acabo de ver una octavilla que clama “ni recortes, ni reyes, ni banqueros” ahora sí que seguro pensarán que se trata de IU, de Compromís o de alguna de estas coaliciones. Yerran de nuevo. Es de las Juventudes Falangistas.

Aunque nos vendan que son antagónicos, resulta que la política a veces es un círculo. Un círculo donde conforme te vas alejando del centro hacia los extremos acabas en el mismo lugar, sólo que unos han hecho el camino por la derecha y otros por la izquierda para acabar encontrándose en el mismo punto. Cuando la ‘izquierda real’, como se autodenominan ellos, habla de extrema derecha e incluso de fascismo tan alegremente (para ellos todo lo que no comulgue con su surrealista visión cae en el saco de ‘fascista’) olvida que la extrema derecha, la real, no deja de ser una copia de ellos mismos cambiando el papel de envoltorio. Unos van contra los comunistas, otros contra los fascistas, pero los dos contra el capitalismo, el sistema, el liberalismo, la democracia actual, el constitucionalismo o la globalización. Persiguen la imposición de su ideología y claman por un régimen que para unos se asemeje a la España franquista y para otros a la Cuba castrista, pero que no deja de ser el mismo perro con distinto collar: la dictadura y la ausencia de libertad.

Sigue leyendo