Corruptos de derechas Vs honestos de izquierdas

img_4551

La semana pasada la corrupción volvió a hacer tambalear los cimientos de nuestros sistema democrático y a poner en duda nuestra confianza en las instituciones. Una semana negra en la que se demostró que nadie está a salvo. Que esto no es un problema de un partido en concreto sino que es algo sistémico. Y que más vale callar ante el escándalo que sacude al contrario porque al día siguiente puede estallar una bomba más grande en tu propia casa. Pero lo más curioso de todo es la reacción de unos y otros ante este problema. Y como en los casos de corrupción, al parecer, también hay buenos y malos. Gente que merece que le ahorquen en la plaza pública y otros a los que se les pide respeto a su honestidad, y oye, casualmente los primeros siempre son del PP y los segundos de la izquierda.

Resulta inaudito como la ex ministra Carmen -Carma para los amigos- Chacón es capaz de burlarse de Rita Barberá en un tuit, a la que el juez investiga por un presunto blanqueo de mil euros, y en al siguiente comentario proclamar que José Antonio Griñán, al que el fiscal pide 6 años de cárcel por presuntamente embolsarse para los suyos 741 millones, es “riguroso, honesto e íntegro”. Hay que tener la cara de cemento armado. Rita no tiene derecho a su presunción por 1.000 euros pero Griñán sí por 741 millones ¿Y esta señora quería liderar el PSOE con semejante ética? Hay que tener poca vergüenza. Sigue leyendo

Anuncios

Jóvenes preparados de izquierda Vs vividores enchufados de derechas

Enchufados_2

Uno de los mantras que ha extendido la izquierda patria, hasta el punto de que muchos medios de comunicación lo han asumido como verdad fehaciente, es que si un gobierno del PP, de la administración que sea, contrata a alguien como personal de confianza, esa persona es automáticamente un enchufado, un vividor, un sinvergüenza, alguien que merece el escarnio público y que cuestionen su formación y su capacidad. Da igual que tengas tres carreras o cuatro másters en Harvard. Serás un “enchufado”. Y no se te ocurra opositar si eres de derechas. Verás tu nombre en todos los tuits y digitales de la izquierda  porque seguro que te han amañado la plaza. No importa que tengas la nota más alta, que lleves horas de estudio a tus espaldas o que antes de opositar ya hubieras obtenido excelentes resultados en otros ámbitos. Tu eres un colocado. Punto.

Sin embargo, resulta muy curioso ver la reacción de esa misma izquierda cuando alcanza el poder y le toca a ella, como es normal, nombrar directores, asesores y personal de confianza. Los “enchufados” pasan a ser entonces “personas muy preparadas”. Aunque descaradamente nombren para estos cargos a personas con lazos familiares como la novia de Ribó, el ex de Oltra o la familia Mollà al completo. Nimiedades. Ellos están todos preparadísimos, son el gobierno del pueblo, gente honrada y muy trabajadora aunque su único mérito sea tener el carnet de militante.

Sigue leyendo

Prohibido ser del PP

estudios y joven del PP

El otro día, uno de esos lumbreras de la kale borroka de la izquierda tuitera, esos que se esconden tras perfiles que no dan la cara ni el nombre, me respondió una cosa que me dejó catatónico: “¿Cómo puede una persona joven y con estudios ser del PP?”. Tras los cinco minutos iniciales de shock recordé que la izquierda de este país tiene un listado de la gente que no puede ser del PP, de derechas o de centro derecha (o incluso de Ciudadanos aunque estos no sepan ni qué son). El votante de derechas español sólo puede ser el típico hombre blanco, millonario, con tirantes y gomina, de toros y puro, machista, burro y sin corazón. Y quien se salga de este perfil recibirá el ataque airado de esa izquierda que tiene prohibidos a los demás ser derechas. Este es su ‘breve’ listado de prohibiciones.

Sigue leyendo

¿Y quién es ‘casta’? La #DobleMoral de los que acusan de ‘casta’

Casta, según la RAE, es “grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás por su raza, religión, etc. En la India, grupo social de una unidad étnica mayor que se diferencia por su rango, que impone la endogamia y donde la pertenencia es un derecho de nacimiento”. Y yo añadiría que, en España, ‘casta’ es quien Pablo Iglesias, los de Podemos, 15M o Ciutadans señalan interesadamente con el dedo mientras son incapaces de ver en su propia casa.

‘Casta’, esa palabra que hasta hace poco usábamos para referirnos a sociedades como la India, o los galgos, pero que ahora está en boca de todas las tertulias y análisis políticos gracias a la eclosión de personajes y partidos que en teoría van en contra de esa ‘casta’. Una ‘casta’ que sería el sistema establecido, representado por los partidos tradicionales, PP y PSOE, las instituciones o el poder económico. Ahora todo es ‘casta’. ‘Casta’ por allí ‘casta’ por allá. Cualquier día un profesor reñirá a sus alumnos por no hacer los deberes y éstos le contestarán “calla, que tú eres casta”.

Sigue leyendo

Así será el debate Valenciano-Cañete, historia de una ficción muy real

 

Presentador: A mi derecha, el candidato del PP, Miguel Arias Cañete, abogado del Estado, domina varios idiomas, eurodiputado entre 1986 y 1999 y ministro de Agricultura.

P: A mi izquierda, Elena Valenciano, eh, mmmm, empezó Derecho y luego se pasó a Políticas. No terminó, pero sólo le faltan dos asignaturas. Asegura que se aburría y ahora le da pereza acabar, aunque por dos asignaturas ¿no es usted un pelín vaga? Además, cuando fue eurodiputada se pelaba la mayoría de las sesiones.

Elena Valenciano: calle machista, ¿no ve que estaba ocupada extendiendo el gran progreso social que han traído los socialistas a España?

Sigue leyendo

La #DobleMoral republicana de la izquierda. Sí, hay republicanos de derechas

Bandera Republicana

Me hace mucha gracia la gente que etiqueta determinadas posturas ideológicas, como esa de que no se puede ser republicano y de derechas. De la misma manera que lo creen incompatible con ser ecologista, feminista e incluso homosexual (sí, algunos creen que los gays sólo pueden votar a la izquierda, pero esto da para otro artículo). Esos que ven un mundo etiquetado con simplismos como “si es de derecha, es monárquico, y si es de izquierdas, republicano”, “si es de derechas, pro-Israel, si es de izquierdas, pro-Palestina”, y así un largo etcétera.

Si nos atenemos a lo que en sentido estricto significa ser ‘republicano’, la RAE lo deja claro “partidario de este género de Gobierno. Organización del Estado cuya máxima autoridad es elegida por los ciudadanos o por el Parlamento para un período determinado. En algunos países, régimen no monárquico”. Vamos, simple y llanamente, querer un Estado donde no haya rey. Así que republicano puede ser desde un fascista, un comunista, una persona de derechas, de izquierdas, nacionalista o del partido de la marihuana. El problema de España es que la izquierda confunde ‘republicanismo’ con ‘apología de la II República’, como si todos los que quisieran un Estado sin monarquía tuvieran que ser admiradores del régimen del 31 al 36 y de la bandera tricolor.

Sigue leyendo

Hasta los mismismos

Imagen

Hasta ahí es donde estoy, sí, y perdone usted la expresión, de la doble moral que invade nuestra sociedad y que se dedica al asesinato mediático de personajes de derecha mientras ríe y aplaude los mismos comportamientos en la izquierda. Estoy hasta bajo del ombligo de que cada vez que alguien del PP, o que no comulgue con los postulados de la cosmovisión de la izquierda patria, abre la boca, empiece la temporada de caza y como cualquier perdiz de coto sea expuesto a las escopetas del escarnio mediático.

Sigue leyendo