Y el PSOE volvió a sacar el dóberman: el socorrido machismo

Cuando se está nervioso, cuando no se tiene alternativa ni nada que ofrecer, cuando no hay nada que perder porque ya te dan como perdedor, entonces recurres al barro, a lo sucio, al ataque personal. En eso se ha transformado esta campaña europea que apuntaba aburrida y que ha acabado convirtiéndose en una discusión de marujas de portal a las 4 de la tarde sobre si fulanito es más o menos machista en lugar de lo que votaremos el domingo: Europa.

En el debate ya lo demostró, y cumplió a rajatabla el guion de ficción que había esbozado en un artículo días antes: aborto, ir de la más feminista del mundo, llamar machista al contrario y amnesia profunda de lo ocurrido hasta hace dos años ( https://ladoblemoral.com/2014/05/08/asi-sera-el-debate-valenciano-canete-historia-de-una-ficcion-muy-real/ ). Vamos, un compendio sobre la demagogia más descarada (con mueca de medio llorar y carta de un supuesto joven desesperado incluido) y ni una palabra o propuesta sobre Europa. No es que yo sea Sandro Rey y lo adivinase, es que el personaje es muy predecible, y no da para más. Elena lleva toda su vida con el mismo rollo y da igual que sean las elecciones europeas o las del presidente de la escalera, ella saca a pasear el aborto y su supuesto feminismo y a vivir que son dos días.

Sigue leyendo

Anuncios

La estrategia del no candidato Vs la ‘gran estadista’ Elena Valenciano

Imagen

Desde hace semanas no hay tertulia o mentidero político que no especule sobre el dilema de quién será el candidato del PP al Parlamento Europeo y quiénes le acompañarán en la lista. Mas cuando el resto de partidos, y especialmente el principal rival, el PSOE, ya tienen desde hace tiempo el candidato designado y de turné por los mítines de fin de semana. Cada vez que Rajoy asiste a un acto o reunión de partido surge el ‘ay, a ver si lo dice ya’, pero se quedan con las ganas. Algo que muchos califican como una torpeza de ‘los tiempos de Rajoy’, esos que se eternizan y desesperan a propios y extraños. Pero lejos de ser un error o una ‘marianada’ (o ‘arriolada’) más, es en realidad una estrategia bien meditada con toda su lógica y resultados tangibles.

El PSOE se apresuró en nombrar a Elena Valenciano, lugarteniente de Rubalcaba, como una señal, primero, de que van a por todas en estas elecciones al ser Valenciano la ‘número 2’ del PSOE (aunque si Valenciano es sinónimo de ir a por todas en Europa es bastante triste lo que ofrece el PSOE). Esperaba Rubalcaba que el PP nombrara su candidato al poco tiempo y empezar así el ‘combate de boxeo’, tres o cuatro meses antes de la cita electoral. Pero Rajoy no ha caído, por mucho que tanto desde dentro como fuera del partido se instara a despejar la incógnita. Y no sólo no ha entrado en el juego del PSOE, sino que les está ganando la partida.

Sigue leyendo