La elección directa de alcaldes o el fin del chollo de gobernar perdiendo elecciones

Campaña_Alcaldes_7Campaña_Alcaldes_6

“Secuestro a la democracia”, “fraude a la democracia”, “cacicada”, “golpe de Estado”, “trampa” “estratagema”… la lista de sandeces de la izquierda sobre la propuesta de elección directa de alcaldes es más larga que la de marcas blancas de Mercadona. Una lista, además, que denota la cara dura y desvergüenza de algunos por llamar “cacicada” o “fraude” a algo tan obvio y sencillo como que quien gane claramente una elecciones, gobierne, y no un popurri antinatura de perdedores. Es la desvergüenza de acusar de “cacicada” a los demás mientras ellos nombran alcaldes que no ha votado ni el 10% de los electores. “Fraude a la democracia”, señores, es que un señor que saca el 45% de los votos no sea alcalde y sea alguien sque nombran en pactos para joder al que ha ganado, no ya al siguiente en votos sino a personas a las que no votó ni 1 de cada 10 vecinos.

Sigue leyendo