Trabajador social Vs “niño apadrinado”

trepa-com

Este artículo no trata de hacerles aprender algo nuevo, intenta visibilizar o simplemente hacer ver unos comportamientos que han ido modificándose con el paso de los años. Por un lado tenemos a aquellos ciudadanos de los años 80 que poseían una forma de ver las cosas de manera diferente, poseían una cualidad que se ha ido perdiendo con los años, la vocación de trabajar por los ciudadanos simple y llanamente por el bienestar personal que se conseguía realizando una labor para aquellos que no podían defenderse personalmente en las instituciones. Y por otro lado nos encontramos con las generaciones del siglo XXI, que simplemente han visto una posibilidad de trabajo permanente si consiguen acceder representando a un partido en alguna de las instituciones del Estado, olvidándose de la labor social y el trabajo que viene acompañado en este oficio.


Mientras podíamos ver que los trabajadores de los años 80 no buscaban una cota de poder, sino que gracias a los trabajos que realizaban para la sociedad eran encumbrados en grandes pedestales que les lanzaban como representantes del pueblo en las instituciones. Podemos ver que los segundos, se han saltado los pasos iniciales y han buscado directamente ser alguien dentro de los partidos políticos para así aspirar a estos puestos de representación que en ningún momento se han merecido, sin escuchar a la sociedad, sin ser nadie dentro de la comunidad, lo único que han hecho ha sido caer en gracia a alguien con una parcela de poder que los ha apadrinado y desde ese momento han defendido las premisas de este “actor” sin importarles cuales puedan ser las consecuencias de sus actos, mirando únicamente obtener el beneplácito de aquel que consideran “su padrino”, y más tarde o más temprano poder aspirar a su parcela de poder.

 
La política ha sufrido muchos cambios, ha dejado de premiarse el mérito y se ha empezado a premiar más el “peloteo”, ya no nos gobiernan los más validos si no los que mejor caen en gracia a los actores con poder, como solución este humilde cronista solo puede ofrecer una vuelta atrás, tratar de recuperar aquellos valores que se ganaron con la consecución de la democracia. No tiremos por tierra el trabajo de nuestros antepasados.

 
JAVIER OLCINA SANTAFÉ
Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración Pública.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s