¡Qué se mueran los viejos! ¡Qué no quede ninguno!

IMG_9945

“Que se mueran los feos, que no quede ninguno, pues no quitan las chicas, porque tienen muchas vista, porque tienen un arte especial para las conquistas”, cantaba Loquillo allá por los 80. El vocalista de los Trogloditas, que aún sigue en forma porque los viejos roqueros nunca mueren, debería haber sido la estrella invitada de la fiesta reconvertida en funeral de Podemos el 26J. Eso sí, con una pequeña actualización de su mítica canción: “que se mueran los viejos, que no quede ninguno, pues nos quitan los votos, porque los viejos peperos tienen mucha vista, porque tienen un arte especial para las conquistas”. Ya tendríamos hit del verano actualizado para las verbenas de las ‘ciudades del cambio’ para poner algo distendido entre las canciones de Pablo Hasel, la Gossa Sorda y ese monstruo de la canción melódica que entona el ‘Valencia eres una puta’.

 

Porque los viejos son los culpables de haber matado la ilusión y el cambio en España. De haber apagado los corazoncitos y la “sonrisa de un país” que nos traía la socialdemocracia nórdica del dúo Pablo-Alberto. Si por nórdico entendemos, claro está, Venezuela, Cuba o Grecia y por socialdemocracia aceptamos chavismo-comunismo como animal de compañía. No hay más explicación al resultado electoral. Ni siquiera el tan manido “heteropatriarcado” de Alberto Garzón. La culpa de que no tengamos el cielo en la tierra que traía Podemos es de una conjura de viejos egoístas gagás y engañados, junto a algún que otro millonario y sádico que le gusta que le roben, que fueron todos al unísono a votar para hundir el futuro de las generaciones futuras. Nunca un análisis electoral fue tan simple. Y por eso merecen ser exterminados. ¡A ver cuando se mueren esos viejos que bloquean la llegada triunfal de Pablo y sus huestes a la Moncloa!

IMG_9944

Es que fíjate tú, que asco de viejos y de pueblo español, que no ha sabido valorar en las urnas medidas tan profundas y necesarias como poner falda a los semáforos, hacer cabalgatas de reinas magas, enchufar a todos los familiares, colgar banderas republicanas o decirle a los niños que recojan las colillas. Qué desagradecidos, han preferido votar por quien les prometía empleo (para todos, no sólo para los colegas de Compromís y Podemos) y estabilidad económica ¡Habrase visto! Ayyy, ese pueblo que era tan sabio hace justo un año cuando dio mayoría en las municipales a las ‘fuerzas del cambio’ y hoy no es más que un atajo de abuelos codiciosos y de cómplices de delincuentes, como bien ilustró la lideresa que ha pasado en unas horas de la sonrisa al estreñimiento Mónica Oltra. Por cierto, 8 millones de delincuentes, sí que tiene trabajo la Policía sí.

 

Y por si con mandar a los viejos al gulag no hubiera suficiente, hay que destapar también la trama del fraude electoral. Sí, fraude. Están tan acostumbrados a que Venezuela sea su manual de cabecera que si no ganan ellos es porque Fernández Día ha hecho desaparecer por arte de magia un millón de votos de Unidos Podemos. Los tendrá seguro debajo del colchón. Como todos saben por Scandal o House of Cards, esos documentales tan verídicos del Canal Historia, es muy fácil organizar un fraude masivo en España. Y los fan boys podemitas así lo llevan denunciando desde el domingo. ¿Qué no lo veis? Si lo hizo Olivia Pope seguro que un ministro al que le espían en su propio despacho ha organizado una trama masiva para evitar el triunfo del pueblo. Que hubiera apoderados e interventores de Podemos y confluencias en todos los colegios y ninguno de ellos denunciara que estaban falsificando actas o quitándole votos es una simple anécdota. Del fraude se dieron cuenta después cuando ya estaba todo recontado.

IMG_9781

En fin, que un personaje como Beatriz Talegón, famosa por escribir entre otras lindezas que Cuba es una democracia, haya tenido que salir a poner un poco de sensatez en este caos podemita y denunciar la falta de respeto y de no saber perder de los chicos de Pablo Iglesias, es para hacérselo mirar. A los políticos se les conoce su verdadera cara en las victorias, y también en las derrotas. A todos nos fastidia perder, más cuando las encuestas (ahí si debe haber una cascada de dimisiones y despidos, en las empresas demoscópicas, porque tela telita como erraron) te están poniendo ya la alfombra directa a la Moncloa. Pero la arrogancia que han demostrado, el desprecio hacia el contrario, cuando hace un año ganaron (mediante pactos) gobiernos y sobre todo ahora que no han cumplido sus expectativas es la prueba palpable de que un partido (movimiento, confluencia o lo que puñetas sean) como Unidos Podemos o Compromís no va a pasar de ese techo que tocó el 26J. Tú no puedes crecer cuando estás llamando delincuente o deseando la extinción de aquellos que no te votaron ¿Qué yo que he votado al PP esperas que en un futuro te vote cuando me estás llamando criminal? ¡Anda y vete a pastar!

 

Y oye, pese a eso han conseguido mucho. Si a Carrillo o Anguita les hubieran dicho en sus buenos tiempos que una comunión de comunistas, chavistas y nacionalistas de diversa índole iba a llegar a los 71 diputados y a mirar de tú a tú al PSOE, quedándose con las principales alcaldías, se hubieran echado al suelo de la risa. Pero el chicle se puede estirar hasta donde se puede. Y cuando te has creído el rey del mambo pero te han dado un baño de realidad, y en lugar de reaccionar con humildad y trabajo para rectificar y crecer lo haces con esa soberbia, el chicle ha explotado como una pompa que se iba hinchando y ahora se te queda pegada en la nariz. Y tú con la cara de mala leche por no saber cómo despegártelo.

 

En definitiva, en la vida hay que saber y ganar y perder. Yo en el PP he vivido derrotas muy injustas, otras no tanto, y nunca he salido ni he visto a nadie reaccionar llamando subnormales a la gente. Nos hemos ido a casa o a las sedes, hemos llorado, despotricado en silencio, y tras el shock, nos hemos puesto manos a la obra para levantarnos y relanzar el proyecto. Porque al votante que te ha abandonado para quedarse en casa o irse a otros partidos no hay que insultarle, al contrario, hay que convencerle y volvértelo a ganar.

 

No señores de Podemos, el problema de España no es una lucha entre viejos y jóvenes, porque jóvenes que voten al PP, al PSOE, a Ciudadanos o simplemente que no les votan a ustedes los hay, y muchos. Y gente mayor que les pueda haber votado a ustedes, también, aunque con el desprecio que les han hecho no se esperen que muchos les vuelvan a votar. El problema que tienen es de realidad. De creerse que España es lo que se dice en los platós de La Sexta o Al Rojo Vivo o en los Trending Topics que les hacen su ejército de trolls. No hace falta como dijo Echenique encargar una encuesta para ver qué ha pasado. Pueden ahorrarse el dinero. No hay mejor encuesta que bajar a la calle. Y sobre todo no hay mejor estudio demoscópico que lo que arrojaron las urnas el 26J.

Anuncios

3 pensamientos en “¡Qué se mueran los viejos! ¡Qué no quede ninguno!

  1. Serán Totis!! Se creen poseedores de la ETERNA JUVENTUD (Juventud Marcada?…tatuajes), sera para separarlos de la EUTANCIA que pretenden, o GENOCIDIO TOTAL, por SUS HEREDEROS.
    Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s