Besos y abrazos para combatir al DAESH

no a la guerra

Imagínense que el 1 de septiembre de 1939, cuando Hitler invadió Polonia, hubieran salido los dirigentes políticos de las democracias occidentales a decir que ‘no a la guerra’, que lo de Hitler se soluciona con paz, amor y gominolas, que no hay que ser vengativo ni hacer pactos anti-Hitler, y que vayamos a dialogar y pactar con él que seguro que nos escucha, repliega sus tropas y acabamos todos juntitos de la mano fumando la pipa de la paz. Realmente los dirigentes occidentales habían adoptado antes esa actitud con Hitler, la de ponerse de perfil y no enfrentarse a él, cuando invadió Checoslovaquia. Creían que la cosa no iba con ellos, que enfrentarse al problema podía suponer la guerra, y que por tanto más valía mirar para otro lado. Pero cuando invadió Polonia vieron que Hitler iba en serio, que hoy era Polonia pero mañana podía ser Francia, y que el pasotismo debía acabar. Quien no atiende a razones no podía pararse con paz y amor, sino que, por desgracia, había que ir a la guerra.

76 años después, la ‘izquierda caviar’ española, esa agrupada en torno a Podemos y tertulias de La Sexta, esa que cree que los problemas del mundo se resuelven en 140 caracteres de Twitter, viene a decirnos que ante a la amenaza del Estado Islámico no hagamos nada, hablemos de paz y amor, y que esperemos sentados en nuestros sofás, como hacen ellos desde sus mansiones o despachos de la Complutense, a que la sinrazón terrorista deje de matar por arte de magia.

Es más, nos advierten de que si han masacrado a 130 personas en París la culpa es nuestra. De Occidente, de la democracia y de la libertad. Los terroristas matan porque nosotros les hemos provocado. Utilizan con el terrorismo islamista esa idea perversa que inoculó ETA y el nacionalismo en la sociedad vasca ante los asesinatos: ‘si los han matado es porque algo habrán hecho’.

Para la izquierda podemita tertuliana, la culpa de los atentados de París no es del movimiento más destructivo e irracional que ha conocido el mundo tras la II Guerra Mundial, el DAESH. Más peligroso que el nazismo o el comunismo estalinista, me atrevo a decir (estos al menos tenían un objetivo de progreso, el DAESH ni eso). La culpa es de Aznar y Bush y de la guerra de Irak, aunque, si se informaran un poco, sabrían que Francia por ejemplo no participó en esa guerra. La culpa es de Occidente que trata muy mal al Islam (luego esa misma izquierda calla ante el trato en esos países a los cristianos, a las mujeres o a los homosexuales, que son asesinados). La culpa es del ‘capitalismo’ y al paso que vamos y viendo el nivel de sandeces dichas estos días acabará siendo de Franco. La culpa es de usted, señor occidental, que es un islamófobo racista facha. La culpa es de todos, menos del terrorista.

Y frente a esto, Podemos y sus iluminati nos traen la solución: un manifiesto de siete puntos proponiendo un ‘consejo de paz’, hacerlo trending topic, tuitear ‘No a la guerra’ y todo arreglado. Seguro que el DAESH ya está negociando la rendición traes leer el plan del genial Pablo. Un manifiesto, por cierto, que sería la risa de cualquier partido serio. Con frases vagas como ‘cortar las vías de financiación’ (ni dicen cómo hacerlo ni nada, eso para qué) que parecen hechas por niños de segundo de primaria.

El atentado de París ha servido no sólo para conocer las miserias morales de la izquierda caviar, algo que ya sabíamos, sino también para dejar en evidencia que alguien como Pablo Iglesias nunca podría estar al frente del Gobierno de España. Alguien que menosprecia el pacto antiyihadista llamándole “venganza” y que lo único que nos propone es ir a dar abrazos y chuches a los terroristas. Protegerse frente al yihadismo y adoptar las medidas necesarias para que lo ocurrido en París no lo tengamos que sufrir de nuevo es “venganza” ¿Y este señor aspira a dirigir una nación?

Yo propongo mandar a Pablo, a Tania Sánchez, a Beatriz Talegón y a Dani Mateo a negociar con el DAESH, a que les expliquen su plan de paz, a que les digan “oye, dejad de matar, que ya sabemos que matáis por culpa del capitalismo, pero sed buenos y os prometemos que viviremos todos en el país de la piruleta” a ver qué les contestan los asesinos. Porque toda esta panda que da lecciones lo primero que deberían hacer es irse ahí a ver como está el cotarro. Y la tontería se les acabaría en un momento.

Pablo y compañía deberían aprender un poco de la izquierda europea. No de Syriza, sino de la izquierda que tiene sentido de Estado y es algo responsable como la francesa. Que miren un poco a los socialistas franceses, su concepto de patriotismo, su firmeza contra el terrorismo y su realismo frente a la amenaza. Una guerra, queridos podemitas, no la desea nadie. Pero si pensáis que a esta gentuza la vais a convencer con abrazos no merecéis ni dirigir el portal de vuestra casa. Os comportáis como esos europeos que, cuando Hitler invadió Checoslovaquia, miraban a otro lado e incluso pensaban ‘bueno, algo les habremos hecho a los alemanes’. No esperemos a que la amenaza sea ya irreversible y esté a las puertas de casa. Si hay que actuar, se actúa, por muy doloroso que sea. Vosotros, demagogos y vendedores de lecciones de sofá, dejad a la gente seria que haga su trabajo, y por un día, dejad de sonrojarnos con vuestras sandeces de Twitter con las que lo único que conseguís es aparecer como justificadores del terror.

IMG_4349

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s