La #DobleMoral del verano: como la izquierda manipula las fiestas populares

FullSizeRender(4)FullSizeRender(6)

Los nuevos gobiernos de PSOE, Compromís, Podemos y los restos del naufragio de IU, esos que prometían que “rescatarían personas en lugar de bancos”, pararían desahucios y nos darían una paga por tocarnos los huevos, resulta que a lo que se están dedicando en sus primeros meses de gobierno es a otras prioridades. Prioridades como subirse el sueldo, manipular las fiestas populares, prohibir el himno de España o decir a la gente directamente lo que tiene que hacer con su vida (ya sabéis que el domingo los valencianos no pueden ir a comprar porque lo ha dictado Joan Ribó http://www.lasprovincias.es/valencia-ciudad/201508/01/domingos-para-comprar-para-20150801003523-v.html ).

Realmente no están haciendo otra cosa que enseñar su verdadero rostro. Su rostro rancio de izquierda anticlerical del siglo XIX. Su rostro de tratar a los ciudadanos como imbéciles hasta el punto de decirles qué hacer con sus vidas, si ir a comprar o cómo deben ser sus fiestas. Su rostro chavista, que algunos como el alcalde de Valencia han declarado públicamente admirar, de querer imponer su visión de la realidad. Su única visión aunque no la comparta la inmensa mayoría de ciudadanos. Por ello, sobre la escalada de manipulación y sectarización que están haciendo de las fiestas populares, me gustaría apuntar varias cosas:

– Me parece perfecto que si alcalde o concejal de turno no quiere ir a una procesión, misa o lo que sea porque es budista, ateo o de la Iglesia de la Cienciología, no vaya. Allá él que es libre de hacer lo que quiera, pero ¿Por qué coño tiene que prohibir al resto de concejales del Ayuntamiento que vayan? ¿Quién es el señor de Compromís para decirle al resto de ediles que tampoco pueden ir a la procesión? Eso está pasando en multitud de pueblos valencianos como Corbera o Dénia ( http://lamarinaplaza.com/2015/06/15/los-concejales-de-denia-dejaran-de-ir-a-las-procesiones-en-representacion-del-ayuntamiento/ ).

– La nueva moda es prohibir tocar el himno de España cuando entran o salen los santos de las procesiones, una tradición que viene de los tiempos de la catapum. Y yo me pregunto ¿Quién es el alcalde progre guay de turno para prohibir a la Iglesia qué canciones tocar? Como si les da por tocar Paquito el Chocolatero o el waka-waka durante la procesión, ¿No es acaso la Iglesia, los clavarios, festeros o quien sea libres para interpretar las canciones que quieran? Además, resulta curioso que aquellos que siempre están machacando con la laicidad del Estado sea los que acaben dictando a los curas que canciones tocar. Señores, hagánselo mirar.

– El primer paso de la manipulación de las fiestas es cambiarles hasta el propio nombre (sí, como a las calles, en esto son expertos, en borrar el rastro de lo que no entra en su concepción e introducir una nueva realidad), cayendo en situaciones ridículas. Así, las fiestas de Sant Bernat de Alzira han pasado a ser “festes d’Alzira” y las de Sant Vicent “festes del segon dilluns de Pasqua” (los muy lerdos encima no caen en que ‘Pascua’ también es una referencia religiosa) (http://www.lasprovincias.es/ribera-costera/201507/31/fiestas-designacion-local-alzira-20150731012840-v.html ). O en Silla las fiestas del Santísimo Cristo han pasado por arte de magia de la izquierda a ser “fiestas de agosto”. Se empieza así y se acaba llamando a la Navidad “fiestas de invierno” como los más radicales ya están sutilmente empezando a hacer.

– No contentos con esto, algunos encima tienen la #DobleMoral, el cinismo y la caradura de ir a presidir la procesión después de haberse cargada la fiesta. Sí señores. El alcalde progre de turno no quiere al santo, le quita el nombre a la fiesta del pueblo y prohíbe el himno de España pero luego el ‘postureo procesión’ no se lo pierde. Oiga, si usted se caga en la fiesta y se burla de las tradiciones del pueblo, no tenga el morro de presidirlas.

Al final esta nuestra izquierda de pactos rancios de perdedores que se ha instalado en muchos municipios de España sólo demuestran su nulo respeto a la libertad: o prohíben a todos ir a la fiesta porque a él no le gusta o joden la fiesta imponiendo su sectarismo y luego con su cara de hormigón armado van a presidirla. No sé cuál de los dos prototipos es peor, si el dictador o el cínico. No es más que nulo respeto a la libertad y un catetismo ramplante, porque seas creyente o no, las fiestas religiosas traspasan lo religioso para convertirse en algo arraigado a la tradición y la historia de un pueblo. Tanto que les gusta la memoria histórica deberían saber que en España hay historia más allá de la Guerra Civil y Franco y que el cristianismo forma parte de las raíces culturales de nuestro país. Y que esto no es un obstáculo a la aconfesionalidad del Estado. Se pueden conjugar ambos intereses: la aconfesionalidad y el respeto a la tradición, sin convertirse en un alcalde sectario y cateto como están demostrando ser muchos.

Anuncios

Un pensamiento en “La #DobleMoral del verano: como la izquierda manipula las fiestas populares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s