¿Primarias sí o primarias no? La #DobleMoral de las primarias

https://ladoblemoral.com/2014/03/06/primarias-si-o-primarias-no-la-doblemoral-de-las-primarias/

Las primarias, esa fórmula ahora tan de boca en España, que el PSOE nos vende como si hubiese descubierto la Atlántida cuando hay países como EEUU que llevan practicándolas con normalidad desde hace décadas. Desde el punto de vista periodístico son un maná, pues todos sabemos que un proceso electoral interno con un candidato es un coñazo. Si fuera por los diarios y confidenciales serían primarias todos los días. Pero ¿Solucionan las primarias los problemas de los partidos y los políticos? ¿Acaban trayendo ventajas o inconvenientes? ¿Son de verdad una elección democrática y abierta o simple postureo del partido de turno para dárselas de democrático?

Este 9 de marzo es el primer ensayo de primarias abiertas socialistas en la Comunitat Valenciana (bueno, en el ‘país valencià’ que dicen ellos aunque el Estatuto y la propia sociedad no se identifique con eso, ya verán ellos) y ya están echando las campanas al vuelo. Unas primarias que, sin embargo, están prácticamente decididas antes de que se convocaran, con todo el aparato del partido, tanto aquí como en Ferraz, del lado del secretario general Ximo Puig. Algo que se corroboró cuando presentó más de la mitad de los avales. Las primarias del PSPV se quedan realmente en mero escaparate para coronar a Ximo Puig vistiéndolo de elección interna y no con la nominación de facto. Sólo podría dar algo de juego esos 50.000 simpatizantes agregados, y el hecho de que el voto es secreto (y uno puede avalar a Puig para que el líder no tome represalias y luego votar a Gaspar algo habitual en los tejemanejes del socialismo).

Pero si analizamos qué hay detrás de esos simpatizantes, descubrimos que muchos son gente captada por el aparato socialista (como la enorme inscripción de gente que hay en Morella, oh, casualidad, el pueblo de Ximo, o el Levante, diario oficial lermista, proclamando ya la victoria de Puig porque tiene el triple de simpatizantes captados que Gaspar). No son simples ciudadanos que se han acercado por curiosidad que sería la verdadera participación ciudadana que se supone que se busca. Para el PSPV que participen 50.000 simpatizantes es un éxito… Y lo es, si no tuviéramos en cuenta que cuando el PSPV dejó la Generalitat tenía 40.000 afiliados y ahora 17.000 y bajando. Además está el tema de pagar dos euros y firmar un manifiesto de principios, algo que por ejemplo no se hace en las primarias de EEUU, donde cualquiera, sea de la ideologías que esa, puede participar en las primarias de un partido, dando más vidilla al juego. Y provocando casos como que, por ejemplo, los simpatizantes republicanos vayan a votar a las primarias demócratas por el peor candidato para así menguar las posibilidades del que consideran que puede ser mejor rival.

Tenemos también el asunto de los avales para ser candidato, otro aspecto muy criticado de las primarias. Yo entiendo que se pidan avales para que no se cuele cualquier friki, pero dejando un margen para abrir el proceso al máximo de gente posible. Con la excusa de los avales se cargaron las primarias anteriores del PSPV no dejando a Antoni Asunción presentarse. Y más recientemente se usó para encumbrar a Susana Díaz sin contestación interna, exigiendo nada más que 6.860 avales mínimos para enfrentarse a ella, un 15 % de los afiliados, algo que demostró que las tan cacareadas primarias socialistas eran una gran farsa en Andalucía, donde no llegó a haber, obviamente, alternativa ni votación.

Si nos vamos a esos partidos de la izquierda real, plural, auténtica o como gusten llamarse, esto de las primarias se vuelve más surrealista. La izquierda ha machacado mucho las ideas de participación ciudadana y asamblearismo al calor del 15M y movimientos similares… Pero luego la realidad les deja en total evidencia. Los ‘indignados’ de Compromís se matan entre ellos porque han descubierto que con el sistema de primarias muchos de los que tienen sillón ahora quedarían fuera. Exigen cuotas y hacen cambalaches para mantener poltronas… ah amigo, eso es lo que tiene someterse a primarias. Y lo que tiene, en vuestro caso, hacer coaliciones con todo quisqui sin otro proyecto común que echar al PP y ocupar resortes de poder.

Y en IU, ese partido que nos dice que nuestra democracia no es real, que la de verdad, la fetén, está en Cuba o en Venezuela, se han negado directamente a las primarias y han acallado las voces que las exigían, aún a costa de cometer el error de dejar fuera al Podemos del tertuliano Pablo Iglesias (si Iglesias se presenta por su cuenta será interesante la pelea por el voto con IU). Ya ven, los que piden “democracia real ya”, cuando tienen que aplicárselo a ellos mismos, se la pasan por donde ustedes saben.

Los nuevos partidos como UPyD, Ciutadans y Vox practican mucho el voto asambleario. A su favor tienen que cuanto más reducido es el partido más fácil es hacer estos procesos. Pero aunque hagan votaciones, no están exentos de trucos. Ahí tienen el desprecio de Rosa Díez al candidato que ha ganado la votación en la Comunitat Valenciana frente a su querido Toni Cantó. O como se anula la asamblea de UPyD Murcia porque se pusieron dos tuits contra uno de los candidatos ¡Qué excusa más mala, Rosa!

Y en el PP, las primarias para elegir candidato no se contemplan, pero sí ha habido algo similar, el ‘un afiliado, un voto’, en congresos del partido como Baleares. Hay tantas voces a favor de las primarias como en contra, cada una con sus argumentos correspondientes. Las primarias dan vida al partido, hace partícipe al militante de la elección del candidato y atraen la atención mediática, de forma que un candidato ya hace camino a la hora de darse a conocer a la ciudadanía. Por contra, y ese es el principal inconveniente, pueden dejar resquebrajado un partido (que se lo digan al PSM con su duelo Tomás Gómez vs Trinidad Jiménez). Para hacer primarias hay que tener cultura de primarias, aceptarlo como una disputa entre compañeros que, en el momento en que sea elegido uno, todos remarán en la misma dirección, y el que ha ganado será incluso capaz de integrar a rivales en su equipo. Las primarias en EEUU a veces son más duras que la propia elección presidencial, dan muchas vueltas a lo largo del proceso (candidatos que crecen, que se desinflan, que pactan, que se retiran…) y centran mucho más interés, que se lo digan a Obama. Pero para eso hay todo un sistema en los partidos, y también en los medios, que fomenta esa cultura. Algo en lo que España se carece.

Sinceramente, si las primarias no sirven para nada, mejor no hacerlas y presumir de ellas. Como creo que va a pasar en el PSPV, donde todo apunta a que Ximo Puig ganará sin problemas y por bastante margen. Unas primarias donde los debates entre los dos candidatos no han servido para aportar una diferencia de programas sino para fabricar bostezos. La prueba está en que al día siguiente de los debates no había ni una referencia en las portadas de la prensa valenciana. La única vez que los medios han centrado su atención en el tema es con el montaje de Toni Gaspar caminando entre los dinosaurios. Ahí se queda el nivel de estas primarias que nos pintan como la revolución sin precedentes. Las primarias o se hacen como tocan, o mejor dejémonos de paripés y quedémonos como estamos. Para lo que hemos visto hasta ahora en España, la diferencia entre lo que se hace y el tradicional ‘dedazo’ es sólo de imagen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s