Reflexiones sobre el cierre de RTVV y las TV autonómicas

Imagen

El cierre de un medio de comunicación siempre es una mala noticia, sea de la tendencia que sea, ya sea Canal 9 o anteriores como CNN+ o diario Público (yo no me alegro del cierre de un medio como hizo la izquierda con el falso cierre de Intereconomía) porque con ellos se apaga una voz, aunque esa voz no piense como nosotros. El cierre duele más si se trata de un medio que ha crecido con nosotros. RTVV tiene casi mi edad. En la memoria quedan programas de calidad y que nos llegaron a todos, que marcaron una época, como el ‘a guanyar diners’, el Babalà, el Canta Canta, l’Alqueria Blanca o para bien o para mal el Tómbola. También las retransmisiones de partidos de fútbol, de las Fallas y las fiestas populares, o esos informativos cuando llegaba la gota fría a nuestra tierra. Por eso, con el cierre de Canal 9 perdemos como un referente de nuestra memoria. Y como no, lo más duro siempre es pensar en los trabajadores que se van a la calle, en sus familias. Los principales damnificados de cualquier cierre son los trabajadores, y ante eso hay que solidarizarse con todos los que pierden el empleo.

Ahora bien, no nos dejemos llevar por lecturas pasionales o simplistas, de lanzar vivas por el cierre o decir que Canal 9 tenía que mantenerse sí o sí costara lo que costara. En primer lugar, creo que Alberto Fabra ha demostrado una enorme valentía al tomar la decisión. Lo fácil hubiera sido tragarse los 1.700 trabajadores tras la anulación del ERE por el TSJCV, gastarse 200 millones al año en televisión y esquivar la guerra tanto de los trabajadores como de la oposición. Pero no hubiera sido lo responsable. Todos sabían, incluida la oposición y los propios sindicatos que denunciaron el ERE, que RTVV estaba abocada al cierre si se tumbaba el ERE. Que una empresa pública no puede asumir ese gasto ni ese personal. Fabra, consciente de la polvareda que iba a levantar, ha tomado la decisión que tocaba, dura, durísima, pero la que tocaba. Y cuanto antes. Pues retrasarla con posibles recursos sólo llevaría a postergar más la agonía.

https://ladoblemoral.wordpress.com/wp-includes/js/tinymce/plugins/wordpress/img/trans.gifEl Consell intentó hacer una RTVV asumible, reduciendo su tamaño y externalizando contenidos. Por eso se hizo el ERE de más de 1.000 personas, no por capricho. Para que RTVV pudiera sobrevivir. Los sindicatos, conscientes de eso, tiraron para delante con su recurso, y ahora no hay ERE para 1.000, sino para 1.700. Ellos lo sabían. No estoy diciendo que la culpa de lo que ha pasado en los últimos 24 años sea de los sindicatos, ni mucho menos, pero sí de la puntilla final que ha llevado al cierre. Mientras ellos brindaban con champán en las puertas de RTVV por la anulación, en ese mismo instante se certificaba el fin del trabajo de sus compañeros de dentro.

¿Entonces de quién es la culpa? Primero habrá que ver quién o qué se hizo mal en el ERE, que al prosperar el recurso ha acabado con la nueva ‘Nou’. Y segundo, hay que hacer una profunda reflexión y una catarsis de lo que ha ocurrido en estos 24 años. En el PP, en otras formaciones y en la sociedad en general. Debemos aprender de esto como sociedad para evitarlo en un futuro. Yo, como miembro del PP, no quiero que mi partido lo esquive, quiero que reflexione, que aprenda de lo ocurrido, y si hay que tomar alguna medida contra alguien que ha llevado a RTVV a esta situación, que se tome. Como bien dijo el vicepresidente José Císcar, hace años no nos planteábamos el sobredimensionamiento de RTVV o que se pagaran cosas como los derechos del fútbol. Lo veíamos normal. No el PP, sino toda la sociedad. Ahora las circunstancias han cambiado, y lo que debemos hacer es aprender todos.

Lo que no debemos tolerar es lecciones de la izquierda de la Comunitat Valenciana, del PSPV, EU y Compromís, el #tripartitoruina o lo que sean, que en el caso de RTVV, como no iba a ser menos, están demostrando una #DobleMoral superlativa. Esa izquierda que ha vilipendiado hasta límites insospechados a RTVV ahora parece que sean sus seguidores número 1. Esa izquierda que ha pedido en reiteradas ocasiones su cierre, que pitaba a los trabajadores de Canal 9 cuando iban a sus actos (sí, tanto que dicen que respetan a los trabajadores) ahora se rasga las vestiduras. Ahí tenemos al propio Ximo Puig que hace un año dijo que “nadie lloraría si muriese Canal 9” (http://www.abc.es/local-comunidad-valenciana/20131106/abci-pspv-reabrir-rtvv-201311061125.html) o a su diputado Vicent Sarrià que pidió en Cortes “un ERE o lo que haga falta” (http://www.lasprovincias.es/valencia/20091118/politica/pspv-propone-haga-falta-20091118.html) y que luego con toda la desvergüenza se opusieron al ERE necesario para salvar RTVV. Ese mismo PSPV que en época de Jorge Alarte con su ‘matón de prensa’ Josep Moreno pedía una y otra vez acabar con Canal 9 (e incluso este último amenazaba a medios privados), escenificado en la visita del otrora todopoderoso José Blanco exigiendo el cierre de RTVV (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/23/valencia/1295788855.html), ese mismo es el que ahora promete reabrir la empresa (¿¿??). Esa misma izquierda que se opuso al ERE (cómo se podía salvar Canal 9 sin ERE, que lo expliquen) y que ahora brama y agita contra el cierre, pidiendo que si hace falta desviemos partidas de los Presupuestos (Morera dixit) y sigamos con el chorro de millones, es la que también critica y brama si se ajustan otras partidas ¿Pueden explicar como podemos gastar en RTVV con el dinero tan limitado? ¿De donde sacamos 100 millones? ¿Están dispuestos a recortarlos de otro sitio? ¿A que no? Pues menos fariseísmo y #DobleMoral. Un apunte curioso, otros que se han sumado a la #DobleMoral por Canal 9 son UPyD, los inmaculados, que han lamentado vía comunicado la pérdida de la tele pública cuando su líder Rosa Díez defiende sin ambages su extinción (http://www.elconfidencial.com/espana/2011/10/11/rosa-diez-que-se-cierren-ya-todas-las-televisiones-autonomicas-85689) o el propio Toni Cantó tenía ‘soluciones’ para acabar con RTVV (http://www.lasprovincias.es/v/20120113/politica/toni-canto-cobro-euros-20120113.html).

Muy surrealista me está pareciendo la reacción de algunos periodistas (no todos) de RTVV. Entiendo su cabreo y respeto su derecho a la pataleta en estos momentos. Pero una cosa es eso y otra es ver como en 24 horas algunos se han puesto a denunciar irregularidades, conductas reprobables y falta total de ética en el medio, así como a lanzar todo tipo de improperios contra el PP o Fabra. Si todo eso que están denunciando ahora es cierto ¿Por qué no lo hicieron antes si tan grave era? Hay casos de estudio médico de cambio brutal de personalidad: periodistas que han pasado de loar a RTVV a despotricar de la empresa y de Fabra en cuestión de minutos.

¿Y qué hacemos en el futuro? Hay que partir de que el panorama televisivo ha cambiado mucho en los últimos años. Cuando se creó TVE sólo había una sola televisión, y su servicio público era fundamental. Lo mismo cuando se creó RTVV, la primera que nos acercaba nuestra realidad territorial, nuestra cultura o que hablaba en valenciano. Su labor ha sido fundamental. 24 años después las televisiones autonómicas son el corralito del Gobierno de turno, véase Canal Sur, Telemadrid o TV3, por poner tres ejemplos muy diversos, y su función pública, con multitud de televisiones también de ámbito regional, local o nacional en el espectro, está bastante cubierta. Gastar por tanto en televisión, e incluso presumir de aumentar su presupuesto como han hecho Andalucía o Cataluña, no deja de ser una burla al ciudadano que ve como a él le tienen que ajustar y cuando hay otras prioridades mucho más urgentes. Las televisiones públicas deben, primero, racionalizarse (¿es necesario tener 3 canales cuando con uno sobra?) y luego darles una salida y externalizar contenidos o privatizarlas. Un Gobierno debe priorizar sus gastos.

¿Y en la Comunitat Valenciana? Hacer de la necesidad, virtud. Una vez muerta RTVV, no quedarse con el drama. Ahora se puede abrir un gran abanico de posibilidades. Desde fundar en un futuro una nueva televisión pública a coste cero o mínimo, como nuevas iniciativas privadas que cubran ese espacio que deja Canal 9. Muchos se preguntan que dónde verán la ofrenda o la ‘taula esportiva’. Pues es la hora de la iniciativa de ese sector audiovisual que muchos ya consideran difunto con el cierre de RTVV pero que puede tener ahí una posibilidad. Además, funcionan ya televisiones de ámbito regional de carácter privado (TV del Mediterráneo, Levante TV…) que ya ofrecen esos contenidos y que pueden crecer y mejorar ahora. Como he dicho, no es lo mismo la realidad de hace 24 años que la de ahora, y los principios por los que nació Canal 9 pueden ser cubiertos ahora por otras televisiones. No se cercena el derecho a la información (ni la Constitución, como ha llegado a decir EU, ellos que tanto quieren aniquilarla y ahora se acogen a ella) porque vivimos en mundo mediáticamente a años luz del que dejamos en 1988. El tiempo nos dará respuestas a todo.

Anuncios

11 pensamientos en “Reflexiones sobre el cierre de RTVV y las TV autonómicas

  1. y por que no cierran y finiquitan el aeropuerto de Castellon, (que como bien decía Fabra a sus nietos “el aeropuerto del abuelo”) la doble moral la tienen los militantes de los partidos de izquierdas y derechas, por que criticáis al resto pero no a lo vuestro, yo lo entiendo, no criticáis la mano que os da, o os puede dar de comer.
    saludos! y enhorabuena por tu blog

    • Yo en este artículo pido una reflexión sobre lo que ha pasado en RTVV dentro del PP, para que veas que intento no practicar esa doble moral con mi partido. Sobre el aeropuerto de Castellón, entiendo las críticas y las comparto, ahí hubo un error de cálculo y lo debemos asumir, pero también hay que decir que cuando se propuso, los propios empresarios de Castellón eran los que animaban a Carlos Fabra para que lo hiciera y que la propia sociedad no lo criticó hasta que llegó la crisis y ahora cuesta ponerlo en marcha. Por eso, del aeropuerto de Castellón debe aprender el PP, por supuesto, pero también toda la sociedad.

  2. No se trata de dejarse llevar por lecturas pasionales o simplistas como bien dices, Fabra, igual que anteriores mandatarios como Camps o Zaplana sabían muy bien desde hacía años lo que se estaba cocinando en Canal 9, ”lo responsable” hubiera sido evitar la contratación de gente que no se debía contratar y el despilfarro de dinero que andaba por los despachos y que a día de hoy, no sabemos donde está y que nos tocará pagar a los valencianos y valencianas. Creo que la solución no pasaba por un ERE hace relativamente poco, la solución pasaba por no haber permitido la fusión del periodismo y la política. El periodismo debe vigilar a los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial y en este caso no ha hecho nada de ello. El periodismo de RTVV se ha basado en la manipulación y en la colocación de muchas marionetas que escribían y callaban para mantener su puesto de trabajo. La solución habría pasado por no contratar a casi 2000 personas que suponían un gasto grande para la administración, ¿nadie lo veía venir? si, si se veía venir, pero era mucho más sencillo seguir poniendo la mano sin preocuparse de las cuentas a final del año.
    Coincido contigo en que una empresa pública no puede asumir el gasto actual de RTVV, pero reitero que los responsables de él, no son los trabajadores sino quienes estaban al frente de todo ello y por supuesto, lo vieron venir de lejos. Aunque Fabra tampoco ha aclarado si sería más costoso cerrar que readmitir a todas esas personas: a largo plazo si, porque tendrían que pagarles un sueldo, pero a corto plazo no. RTVV podría haber sobrevivido si se hubiesen gestionado bien, no era necesario un ERE de más de 1000 personas en un último momento y como medida forzosa.
    Alberto Fabra ha quedado como un niño que impone las condiciones en su propio juego, es mi balón y juega quien yo quiera y cómo yo quiera. Y no, por una vez se ha hecho justicia en Valencia aunque quede como una mera anécdota de unas horas. Me alegro de que por lo menos el Tribunal demostrase la ilegalidad del ERE y desmontase la credibilidad del PP y con ella obligase a esta decisión tan cobarde que deja en evidencia al gobierno valenciano.

    ”Debemos aprender de esto como sociedad para evitarlo en un futuro”. No podría estar más de acuerdo contigo, pero tanto la sociedad, como los partidos políticos. La sociedad porque nos teníamos que haber movilizado antes contra la manipulación implícita de RTVV cuya financiación corría a nuestro cargo, y no deberíamos haber cambiado de canal, sin más. Y los partidos, en el caso de la CV, el PP, debería aprender que el enchufismo y la censura deben quedar a parte en un medio de comunicación pagado por todos, nadie tiene porque influir, se debe dejar trabajar a los profesionales del medio, porque sino luego pasa lo que pasa.

    En mi opinión no se trata de una lección que intente dar la izquierda, está claro que es un momento donde ahora vende un discurso político sencillo, somos concientes de que RTVV manipulada o no, nos pertenece, nos ha dado dibujos, programas y series en nuestra lengua y ha contribuido al asentamiento de nuestra cultura y tradición. Por eso no queremos que cierre el chiringuito, RTVV durante años ha sido criticada, ¿por qué? porque como bien dice la Constitución en el Artículo 20, todos tenemos el derecho a recibir y comunicar información veraz. En qué momento se ha hablado del caso Gürtel, de los trajes de Camps, de los bolsos de Rita, de lo cara que nos ha salido la Fórmula 1, del accidente del Metro de Valencia, del Ágora, de las visitas papales… en ninguno, y si se ha hecho ha sido de forma escueta o propagandística para favorecer al PP, siempre. Por eso, éramos muchos los ciudadanos para los que Canal 9 ya no tenía cabida en nuestra televisión, porque según esta cadena, vivíamos en una Comunidad de ensueño donde eran las sombras de la izquierda las que acechaban con sus amenazas constantes. Creo que no se trata de hipocresía, se trata de que la izquierda quiere por fin acceder a un medio como el de estos últimos días, un medio de comunicación valenciano sin miedo a informar tanto de los EREs de Andalucía como de la mala gestión del ministro Wert, sin más. Está claro que dentro del discurso político entra la demagogia pero hay que saber ir más allá. La izquierda ha criticado mucho a RTVV porque ellos no tenían cabida en ellas, y si lo tenían era negativamente, ahora es su oprtunidad y yo lo entiendo, basta ya del mismo filtro político de siempre. Basta ya de cualquier tipo de filtro político.

    • Esta es una de las cosas que me gusta de tu blog, que das respuestas, y a veces como es en este caso me tengo que “tragar” mis palabras, ahora entiendo lo del aeropuerto, aunque sigo pensando que fue un error de cálculos por no ver lo que podía pasar. un saludo.

  3. Solo decir que si tan gran drama hacen de algo que no se puede remediar que sean ellos quien lo remedien y pongan los cien millones. Estoy de acuerdo en que hay otras televisiones y que deberian apuntar hacia ellas para ampliar sus horizontes

  4. Así, es. Alberto Fabra, se encontró un problema que él no había creado, y ha tenido la valentía de cerrarlo. Cómo el mismo ha dicho, “prefiero cerrar una televisión que no un hospital”. Ya podían aprender en Cataluña o en el País Vasco. Pero, no, claro, cómo van a cerrar las televisiones en Cataluña, si sólo deben miles de millones de euros. Mejor pedírselo al Estado Central. “Eso, si, España nos roba”.

  5. Tu artículo deja claro una cosa. Si se renovara el PP por las bases, tal vez volvería a votarles. Es evidente que ha existido un despilfarro generalizado y curiosamente coincide donde hay más casos abiertos de corrupción. Este binomio siempre va de la mano.
    Y aunque salgan indemnes por una justicia que no es independiente, por unas leyes a medida del corrupto, donde vemos la nueva figura del fiscal defensor, no significa que no haya existido. La realidad en los juicios no existe, solo lo que se puede demostrar o se permite demostrar.
    Efectivamente, hay que abrir un periodo de reflexión, pero lo que quiere un votante del PP con algo de autocrítica, es responsabilidades frente a la impunidad. Hay corruptos en el PP, en el Psoe en IU y en sindicatos. Algo falla en el sistema y es el control efectivo. Algo falla en la justicia y es que no existe una separación real de poderes. Pero manteniendo imputados en sus filas y en puestos públicos, no le hacen ningún favor ni a su partido ni a España.

    Por último encuentro algo demagógico hablar del coste de hospitales para justificar el cierre. Esa gente que se va al paro, tambien sigue costando dinero a las arcas públicas sin realizar una actividad productiva. Cuando a día de hoy sabemos que 42.000 M de € se dan por perdidos en las ayudas a las cajas asi porque sí… ahi tambien veo doble moral. Y en eso han sido traidores a España tanto Zp como Rajoy. El tremendo apalancamiento de las cajas permitía liquidarlas sin que el el Estado pusiera un duro porque existía suficientes activos para garantizar depósitos y cuentas corriente que es su orden de prelación. Así esos clientes hubiera ido a bancos privados mejor gestionados. Y dejar la dirección de esas cajas en manos de la justicia europea para que el DeutscheBank y similares les hiciera pagar por su mala gestión. Eso es lo que entiendo por liberalismo y no este comunismo de las pérdidas.

    Ser autocríticos. Acabar con la gentuza que hay en vuestro partido, sin cerrar filas con ellos, sin exculparlos, sin entorpecer a la justicia. Dejar de usar el argumento para catetos “y tu más”. Los trabajadores no se van a la calle por los sindicatos, se va por una mala gestión del PP que le interesaba tener un aparato de propaganda propio. Si… como todos, pero hay que predicar con el el ejemplo. Todo lo demás,es doble moral.

  6. Eso es lo que se entiende en Canal Nou por informar dignamente y en todas las ideologias?
    A mi parecer creo que estan equivocados con el significa de pluralismo.
    La izquierda aprovecha el momento, se le ha caido la careta a todos los: separatistas y a los antiderechas, se ha echo lo que muchos querian pero nadie se atrevia ha realizar

    #RTVVSISATANCAT

    • Primero, Canal 9 no existía, era NOU (parece mentira que para estar de parte del gobierno de turno no lo sepas) y la verdad sí, hasta ayer en nuestra televisión había pluralismo: hubo ERES de Andalucía, hubo caso Bárcenas, caso Nóos, y sobre todo se le mostró al pueblo valenciano la cobardía de unos dirigentes que apagan una televisión y silencian a un pueblo entero. Hecho (por cierto, con h) solo comparable a Grecia.
      Claro que la izquierda ha aprovechado el momento, igual que lo ha hecho la derecha en muchas ocasiones pero los ciudadanos no somos tontos, tranquilo.
      La cuestión que nadie se ha atrevido A realizar (por favor, sin h) es endeudar hasta 1300 millones una radio y televisión públicas y cerrarla porque ”aquí manda mi polla” cuando se han planteado miles de proyectos viables.
      I per cert, Canal HA (amb h) tancat, però no patisques que tornarà a obrir i esperem que igual que com s’ha acomiadat 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s