El Top 10 de la #DobleMoral en 2014

IMG_7093

- Pablo Iglesias dona su salario… A sí mismo: el personaje del año es sin duda Pablo Iglesias. Bueno, Pablo Iglesias y Francisco Nicolás, lo que sin duda es una muestra de los derroteros que ha adquirido la sociedad y la política española. De Pablemos podríamos escribir todo este artículo con sus contradicciones y dobles morales, porque de Podemos hay material bueno. Pero si hay algo en lo que destaca su #DobleMoral es en el salario que recibe. El azote de la ‘casta’, del sistema de políticos corruptos y forrados, el mesías que nos va a llevar a un nuevo amanecer bolivariano y nos va a eliminar de la tiranía opresora del bipartidismo, resulta que cobra más que Rajoy o el Rey. Que esa ‘casta’ deleznable contra la que el aguerrido Pablo lucha. Es cierto que sus 8.000 euros mensuales, que se dice pronto, los cobra él como cualquier otro eurodiputado del partido que sea. Pero Pablo, que no es como el resto, sino superior en ética e incorruptibilidad, fijó que los cargos de Podemos sólo cobraran 1.930 euros. ¿Y que hace Pablo con el resto de los 8.000? ¿Donarlos a Cáritas, a Médicos Sin fronteras? Sigan soñando. Donarlos a La Tuerka, programa que dirige, voilà el mismo Pablo Iglesias. Por lo que los 8.000 acaban en la misma saca, la de las cuentas de Pablo. Y mientras tanto a dar lecciones de que los demás son muy casta porque cobran… menos que tú. En fin, que de casta le viene al galgo. http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/8155841/espana/pablo-iglesias-cobra-al-ano-18-000-euros-mas-que-el-presidente-del-gobierno#.Ttt1w7DY5TsyGg0

Sigue leyendo

No es la izquierda ni la derecha… es el sistema, estúpido

http://ladoblemoral.com/2014/11/26/no-es-la-izquierda-ni-la-derecha-es-el-sistema-estupido/El otro día, en unas de esas típicas reuniones que realizan los partidos para analizar cómo debe ser la próxima campaña, y que a seis meses de las elecciones se multiplican como setas en otoño con opiniones para todos los gustos, asistía a un curioso debate entre varios compañeros de partido sobre si el PP era más o menos de derechas y eso lastraba sus posibilidades. Para algunos, los ciudadanos percibían la actual política del PP escorada a la derecha y eso le estaba sangrando en votos, por lo que había que “volver al centro” para recuperar a esa gente y parar la hemorragia. Otros opinaban todo lo contrario, que el PP está desideologizado, que ha abandonado precisamente los principios de centro derecha que le caracterizaban por la pura gestión, y eso era lo que le desconectaba de sus bases.

En medio del jaleo sobre quién tendría razón (probablemente todos y a la vez ninguno), me vino a la mente la famosa frase de la campaña de Bill Clinton readaptada a lo que estamos viviendo en la política española: no se trata de la izquierda o la derecha, se trata del sistema, estúpido. La gente no va a dejar de votar al PP porque lo vean más o menos de derechas, sino porque forma parte del “sistema”.Ven al PP de la misma forma que al PSOE, a IU, a los nacionalistas tradicionales o incluso a partidos como Compromís (el lío de las primarias y las cuotas por ver quien se coloca en el sillón los ha dejado al descubierto), como lo mismo: piezas de un sistema corrompido y viejo, lastrado de corruptelas, gente acomodada, gastos superfluos, engaños a los ciudadanos y alejado totalmente de la realidad y la sociedad.

Sigue leyendo

¡Cuidado, lleva una bandera de España… en España!

http://ladoblemoral.com/2014/10/22/cuidado-lleva-una-bandera-de-espana-en-espana/

Recientemente con la celebración del 12 de Octubre, día de la Hispanidad, de la Fiesta Nacional o como quieran llamarlo, se ha vuelto a contemplar al único país del mundo donde una parte de la población, cierta izquierda renegada y el nazionalismo rancio, considera un escándalo exhibir su bandera. En España la gente se sorprende y te mira raro si enseñas la bandera de… España.

Si España hubiera llegado más lejos en el último Mundial, este verano nos hubiéramos cansado de ver la bandera nacional en balcones, bares y a sobre los hombros de la gente por la calle. Todo ello hasta, por supuesto, el siguiente Mundial, Eurocopa o triunfo de Rafa Nadal. Fuera de esos periodos de tregua cualquiera que ponga la bandera de España en un bar o en el balcón de su casa, o simplemente que lleve algún símbolo con la rojigualda, irremediablemente pasa a ser calificado de ‘facha’. La esquizofrenia que se vive con este tema la he vivido en propias carnes, con una situación que me pasó y aunque parezca mentira, es real: Sigue leyendo

El ébola y la cainita izquierda española: cuanto peor, mejor

IMG_5377No había visto tantos especialistas en enfermedades contagiosas y en protocolos del ébola que en las últimas 12 horas. Ahora todos saben qué hacer si se repatria a un contagiado, como tratarle para evitar contagios y cómo aislarle para evitar infecciones. Y oye, todo ello expresado en un tuit de 140 caracteres. Sí hay lumbreras en España, sí. con tanto intelectual experto en patologías deberíamos ser la primera potencia mundial en medicina. En realidad todo esto es muy español: hablar de un tema que salta a la actualidad sin tener ni puta idea, y hacerlo como si se fuera un experto en la materia. Ya lo dice la gente: España tiene 46 millones de seleccionadores de fútbol y de presidentes de Gobierno y el país se arregla en media hora de birras con amigos en una barra de bar. Ahora además también tenemos 46 millones de expertos en ébola.
Sigue leyendo

La elección directa de alcaldes o el fin del chollo de gobernar perdiendo elecciones

Campaña_Alcaldes_7Campaña_Alcaldes_6

“Secuestro a la democracia”, “fraude a la democracia”, “cacicada”, “golpe de Estado”, “trampa” “estratagema”… la lista de sandeces de la izquierda sobre la propuesta de elección directa de alcaldes es más larga que la de marcas blancas de Mercadona. Una lista, además, que denota la cara dura y desvergüenza de algunos por llamar “cacicada” o “fraude” a algo tan obvio y sencillo como que quien gane claramente una elecciones, gobierne, y no un popurri antinatura de perdedores. Es la desvergüenza de acusar de “cacicada” a los demás mientras ellos nombran alcaldes que no ha votado ni el 10% de los electores. “Fraude a la democracia”, señores, es que un señor que saca el 45% de los votos no sea alcalde y sea alguien sque nombran en pactos para joder al que ha ganado, no ya al siguiente en votos sino a personas a las que no votó ni 1 de cada 10 vecinos.

Sigue leyendo

El Partido Susanista Obrero Español elige a Pedro Sánchez

pedro sanchez

Lo reconozco. Si fuera socialista también hubiera votado a Pedro Sánchez. No es que me guste en especial el madrileño, pero es que tampoco había mucho dónde elegir. Madina era la continuación de Rubalcaba aderezado con cierto sectarismo de izquierda. Fernández Tapias procede de la corriente más a la izquierda del PSOE, y el hecho de que la inefable Beatriz Talegón dirigiera su campaña ya es motivo suficiente para no votarle. Pedro Sánchez me parece que tiene mucho de fachada, de imagen, pero poco de contenido, pero al menos sí tiene una buena formación (es doctor en Economía) y algo de sensatez, y eso en un PSOE acostumbrado en los últimos tiempos a ‘aídos’ y ‘valencianos’ es ya un paso importante.

Sigue leyendo

¿Y quién es ‘casta’? La #DobleMoral de los que acusan de ‘casta’

Casta, según la RAE, es “grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás por su raza, religión, etc. En la India, grupo social de una unidad étnica mayor que se diferencia por su rango, que impone la endogamia y donde la pertenencia es un derecho de nacimiento”. Y yo añadiría que, en España, ‘casta’ es quien Pablo Iglesias, los de Podemos, 15M o Ciutadans señalan interesadamente con el dedo mientras son incapaces de ver en su propia casa.

‘Casta’, esa palabra que hasta hace poco usábamos para referirnos a sociedades como la India, o los galgos, pero que ahora está en boca de todas las tertulias y análisis políticos gracias a la eclosión de personajes y partidos que en teoría van en contra de esa ‘casta’. Una ‘casta’ que sería el sistema establecido, representado por los partidos tradicionales, PP y PSOE, las instituciones o el poder económico. Ahora todo es ‘casta’. ‘Casta’ por allí ‘casta’ por allá. Cualquier día un profesor reñirá a sus alumnos por no hacer los deberes y éstos le contestarán “calla, que tú eres casta”.

Sigue leyendo